lunes, 24 de abril de 2017

Audiencia turbulenta

Por Marcos Escobar para El Diario del Juicio
La audiencia del jueves 20 de abril tuvo un desenlace áspero, con testimonios entrecortados frecuentemente por discusiones entre la fiscalía y la defensa. El principal conflicto se relaciona directamente con el imputado Francisco Camilo Orce y lxs dos testigxs ofrecidxs por su defensa privada, la cual está constituída por su propia hija, Nadia Orce, y Facundo Maggio.
Vale la pena hacer hincapié en estas personas, ya que en la audiencia de la semana pasada un testigo declaró que en una ocasión la abogada Orce se presentó en su casa junto con dos policías para ofrecerle dinero a cambio de rectificar la declaración en la que acusaba a “Pancho Orce” de liderar el grupo de tareas que secuestró a Héctor Ricardo y Víctor Hugo  González en la ciudad de Ranchillos. Respecto a Maggio cabe recalcar que en los últimos tiempos ha comenzado a ser un reconocido defensor de genocidas. En la megacausa “Arsenales II-Jefatura II” defendió al cura José Eloy Mijalchyk, conocido como el “Padre Pepe”,  quien estuvo acusado de crímenes en perjuicio de cuatro víctimas. El capellán fue absuelto y murió impune.
Esta actuación le ganó a Maggio el puesto de defensor oficial del Arzobispado de Tucumán. El abogado es también reconocido a nivel nacional y ya ha sido requerido desde Bahía Blanca para defender imputados por delitos de lesa humanidad cometidos en esa ciudad.
Ph Elena Nicolay (Facundo Maggio-Abogado defensor de el imputado Orce)
Particularmente en la causa Operativo Independencia el abogado defendía a Enrique Bonifacino, quien fue apartado del juicio en mayo de 2016 por cuestiones de salud mental.
Liliana Victoria y Pedro Bernardino González dieron su testimonio sobre la desaparición de sus hermanos Víctor Hugo y Héctor Ricardo González. El nudo del debate se centró especialmente en la particularidad de que ambos “rectificaron” las declaraciones que habían hecho anteriormente, en las cuales acusaban directamente a Orce y en la cual aseguraban haberlo visto en el domicilio donde vivían, golpeando y llevándose por la fuerza a Ricardo. Liliana cambió dicha versión para aclarar que el hombre vestido de civil y a cara descubierta que secuestró  su hermano no sería “Pancho” Orce, sino un hombre muy parecido a él. “La verdad yo era muy chica, en ese entonces tenía catorce años y estaba muy asustada. Lo acusé porque ese hombre era muy parecido y por la función que cumplía Orce en ese momento como jefe de la comisaría de Ranchillos en esa época. Me pareció que era él”. Aunque no reconozca al imputado como el perpetrador del crimen, sí confirma que Orce trabajaba en la comisaría de Ranchillos para la fecha de la desaparición de sus hermanos. Hecho que la defensa niega.
Respecto a su declaración, Pedro  aseguró que al momento de los sucesos tenía sólo siete años, por lo que sus declaraciones previas se sustentaban en los dichos de su hermana, por lo que al cambiar ella su declaración se sintió obligado a hacer lo mismo con la suya. A pesar de ello, contó que varios integrantes de su familia afirman haber visto a “Pancho” sacando por la fuerza a Ricardo de su casa.
Este cambio radical en las declaraciones de Pedro y Liliana produjeron una tensión aplastante en la sala de la audiencia. El abogado Maggio llegó a expresarse a los gritos mientras interrumpía las preguntas realizadas por la fiscalía, sin mostrar respeto por las formas judiciales. Este comportamiento ya ha sido observado en audiencias pasadas, en las que incluso llegó a amenazar testigos con denunciarlos por falso testimonio en pleno interrogatorio y permite entrever un estrategia defensiva basada en la teatralidad y la amedrentación de testigos más que en elementos judiciales.
El hecho concreto de la rectificación de las denuncia de Liliana y Pedro es de fundamental importancia para el juicio, sobre todo si consideramos que Camilo Orce cuenta con un extenso prontuario de amenazas a testigos, extorsiones e intentos de soborno.
Orlando Argentino González otro testigo en esta causa y quien también dio testimonio por su propio caso en la causa “Arsenales II-Jefatura II” informó en la audiencia del trece de abril que había recibido reiteradas amenaza de allegados a Orce, y que incluso se le había ofertado una fuerte suma para que cambiara su declaración.
En la misma audiencia Luis Alberto González y José Valentín Aguirre declararon que también habían sufrido amenazas e intentos de soborno, incluso ya en democracia y hasta poco antes de comenzar el juicio, con la intención de que retiraran las denuncias en contra de Camilo Orce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario